NovedadesTecnología
Tendencia

Nuevas fuentes de energía para coches eléctricos: chapas oxidadas

Banner home 600 voltios Tayco

No se trata de un experimento casero del hormiguero. Científicos de CalTech y Northwestern University están estudiando la generación de electricidad a partir de óxido que se deposita en ciertos metales.

En un artículo publicado, los profesores de química Tom Miller de CalTech y Franz Geiger de Northwestern propusieron dispositivos que dependen del óxido y el movimiento para alimentar dispositivos.

La batería de dichos dispositivos se basa en un principio llamado efecto electrocinético, que hace que los iones y electrones fluyan de un lado a otro a través de las estructuras físicas.

Lo interesante surge en aprovechar el agua salada y la capacidad del óxido para generar este efecto. Dado que el agua salada, que consiste en moléculas disueltas de sodio y cloro, conduce la electricidad, el movimiento del agua salada a través de una película de metal oxidada puede generar cantidades útiles de electricidad procedente de los electrones que el agua salada extrae del óxido.

Otros científicos han demostrado durante mucho tiempo el proceso en aulas y laboratorios utilizando grafeno como conductor de metal. El problema del grafeno, que también se usa como material anódico en algunas baterías de iones de litio en autos eléctricos, es que es costoso.

El óxido ocurre en todas partes, con frecuencia involuntariamente y se propaga profusamente, especialmente en automóviles, así como en botes, boyas y muelles en el océano. Incluso cuando no es así, es fácil de hacer exponiendo el hierro al agua.

La tecnología no sería tan sencilla como eso. Miller y Geiger afirman en su artículo que el óxido natural, tal cual se encuentra en la naturaleza, no funcionará, ya que varía significativamente en forma y grosor. En cambio, utilizaron un método físico de deposición de vapor, similar al utilizado para fabricar paneles solares, para colocar láminas de óxido delgadas e incluso aproximadamente 10,000 veces más delgadas que un cabello humano.

Cuando vertieron agua salada de diferentes densidades, el óxido produjo una corriente eléctrica de varios microamperios y docenas de milivoltios por centímetro cuadrado. Dado que el óxido es barato, la batería sería mucho más económica de escalar que una batería equivalente basada en grafeno.

«Esta es una implementación más robusta de lo que se ve en el grafeno. Básicamente es solo óxido en el hierro, por lo que es bastante fácil de hacer en grandes áreas»

Miller, para un informe en Phys.org

Vale la pena señalar que los dispositivos generadores de energía dependen de la energía cinética (movimiento) para generar electricidad, por lo que probablemente no llegarán a los automóviles como lo harían las nuevas baterías de estado sólido o de flujo. Sin embargo, podrían usarse para desarrollar electricidad para la red para alimentar automóviles eléctricos, similar a los paneles solares del desierto o los parques eólicos marinos en la actualidad, lo que podría tener un impacto beneficioso significativo en la reducción de las emisiones de carbono.

¿Conocías ya esta forma de generar electricidad? ¿Te parece una buena idea para reducir la huella de carbono?

Fuente
GREEN CAR REPORTS
Ver más

paula

He creado 600 Voltios como página web independiente con el objetivo de informar y educar a los usuarios sobre los coches eléctricos.

Te va a interesar también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: